01
jun

8 consejos para empezar a reformar tu casa por muy poco

1. El primer consejo, y más importante, que voy a darte y tienes que tener más claro: ¡saber lo que quieres! Dicho así parece una tontería, pero es muy complicado. Puedes empezar por descubrir qué utilidad quieres darle, qué quieres reformar, preguntarte cómo te gusta vivir, si eres una persona con mucha vida social dentro o fuera de casa…

2. Una vez tengas esto claro podemos comenzar a esbozar, a buscar la distribución más adecuada a tus necesidades. En este paso no te cortes, nosotros no lo haremos, hacemos la carta a los Reyes Magos. Este es un proceso creativo y si no lo limitas verás que los resultados son mucho mejores.

3. Ahora que ya tenemos un buen diseño, toca ser realistas. En una reforma lo primero que tendríamos que reformar son las instalaciones: eléctrica, gas, agua…Si la casa es muy antigua con más razón, ya que es una medida de seguridad y una manera de ahorrarse gastos posteriores que suelen ser importantes. En esta parte es mejor no escatimar esfuerzos.

4. A partir de aquí, una medida de ahorro en una reforma es precisamente tener un buen diseño. Tiene que estar bien definido, de manera que no nos surjan dudas en mitad de la obra y los sobrecostes que esto implicaría. Si tenemos un buen diseño podremos hacer buenas mediciones y darlas a diferentes industriales, paletas, electricistas…Así todos hacen el presupuesto sobre lo mismo y nosotros podremos escoger el que más nos convenga sin miedo a que no hago lo que queríamos. El movimiento Maker y Hazlo tú mismo nos puede ayudar mucho con la decoración. Si somos manitas y nos gusta fabricar cosas nos podremos ahorrar mucho dinero, a parte de conseguir una decoración única y especial.

5. Los materiales: aquí tenemos un abanico infinito de opciones. Es muy importante hablar con diferentes profesionales para podernos hacer una idea mejor de cada material. Una opción es la de reciclar; podemos encontrar material, muebles, luces y muchas más cosas que, con muy poco trabajo e incluso ningún trabajo, podremos usar en nuestra casa. De esta forma, ahorramos y, aparte, le damos personalidad a nuestro espacio.

6. El control de los industriales es clave para llevar un control de las tareas que están llevando a cabo. Normalmente, si el industrial es una persona de confianza este trabajo será más fácil, pero de todas formas es importante que entendamos lo que hacen y por qué lo hacen.

7. No menospreciar la iluminación: al ser uno de los últimos pasos, mucha gente ni la tiene en cuenta, pero es una partida muy importante y decisiva para lograr un buen ambiente en el hogar. Planificarla bien, como en todo lo demás existen lámparas de todos los precios y para todas las circunstancias. Un consejo seria que no os dejéis guiar solo por el precio, ya que esto os puede llevar a tener más gastos a corto plazo o a el malestar por tener una iluminación deficiente. También hay que recordar que no siempre hace falta tener la cantidad de luz de un quirófano, muchas veces una luz indirecta crea un espacio genial y más íntimo.

8. Si nuestro presupuesto es muy ajustado, y la reforma bastante grande, podemos pensar en programarla por fases. Posiblemente con 2 fases por separado sería ideal. Así, si ya tenemos un proyecto pensado en su totalidad, es más fácil separarlo por tramos, sabremos cuánto costará cada fase y podremos programar mejor los pagos.