01
jun

Reforma tu cocina para llevar una vida más sana

En los últimos tiempos, las recetas, las dietas y los ingredientes han cambiado. Ahora tenemos cocina enérgica, vegetariana o vegana, terapéutica, y otros tipos de cocina que escapan de nuestro entendimiento.

Las personas queremos vivir mejor, por más tiempo y en mejores condiciones. Buscamos disfrutar del tiempo libre y hacerlo con más tranquilidad. Esta forma de vida engloba ciertos hábitos y rituales ligados a la salud y el bienestar.

Estudios recientes nos dicen que los alimentos que consumimos y cocinamos nos ayudan a tener una vida más saludable. El tipo de cocción, en muchos casos, es la diferencia entre las recetas: cocina al vapor, wok, plancha…según la forma que cocinamos, por tanto, nuestra cocina deberá tener un módulo de gas, inducción, plancha o otras opciones. Las marcas más punteras de electrodomésticos ya han incorporado los diferentes elementos para facilitarnos la cocción según el menú.

La cocina ha pasado a ser una parte muy importante dentro del hogar, un espacio de reunión familiar, creatividad, trabajo en equipo y encuentros con amigos. Las cocinas son abiertas, con materiales nobles, colores claros y elegantes y, sobretodo, funcionales. La funcionalidad de una cocina es vital a la hora de hacer los platos. La base organizativa a la hora de cocinar es: coger el producto de la nevera, limpiarlo y cocinarlo. Por lo tanto, debemos distribuir estos tres elementos cerca entre ellos, en ese mismo orden.

Islas con espacios para trabajar, para crear platos elaborados e inspirarnos. Islas para reunir a los amigos y probar un buen queso con una copa de vino mientras se cocina la cena. Islas con espacio para todos. Islas con taburetes cómodos con espaldera. Todo tiene que estar pensado para tener una cocina cómoda, práctica, útil y fácil. Si la família que utiliza la cocina es alta, hay que tener en cuenta hacer muebles más altos para poder tener una postura mejor para la espalda a la hora de trabajar. Hay que hacer la cocina a la medida de cada família. No se puede hacer una cocina estándar, cada família tiene sus medidas, dietas, menús, además de manías, rituales e ilusiones.

Tener un huerto urbano en el balcón, para poder comer hortalizas de casa, o tener jardineras en la cocina con plantas aromáticas, es una de las propuestas que introducimos en nuestros proyectos y que además dan el toque de decoración a la vez que consiguen tener un producto fresco y elaborado por nosotros con todo lo que eso implica en el aprendizaje vital.